Parque Natural Monte Aloia

Merendero

El Parque Natural Monte Aloia se encuentra concretamente en el tramo final del río Miño, municipio de Tui, en Pontevedra, Galicia. Aloia es una atalaya de la sierra de O Galiñeiro, de 629 metros. Una de las mejores en una zona que cuenta con no pocos y magníficos miradores naturales sobre el río Miño y su estuario. Fue el Primer Parque Natural declarado de Galicia (en 1978) y entre sus principales atractivos destacan, además de las amplias vistas, los restos arqueológicos como la muralla Ciclópea o el castro de Alto dos Cubos. Algunos historiadores identifican este punto estratégico con el monte Medulio, en el cual se recrea la leyenda del suicidio colectivo de toda la tribu antes que el sometimiento a las legiones romanas.

Molinos en el Aloia

 En el pequeño recinto del Parque Natural Monte Aloia, con 783 hectáreas, tenemos cinco miradores, siete molinos de agua visitables y diez kilómetros de sendas. A él conduce una de las rutas de senderismo más famosas al sur de la ciudad de Vigo, que asciende por las estribaciones de O Galiñeiro desde la parroquia de Vincios y termina al pie de la ermita de San Xiao. 

De los valores ambientales del Parque Natural Monte Aloia, se destaca la carballeira de la ermita. Existen, además, alcornoques y acebos que dan una medida de la vegetación original de la comarca. Las repoblaciones forestales ya comenzaron a principios de siglo con especies como cedros, cipreses y abetos que alcanzan gran porte y confieren a algunas zonas un aspecto exótico. Esta extraordinaria atalaya, catalogada también como Zona de Especial Protección de valores naturales, sirvió de refugio a los gallegos en las diversas invasiones que sufrieron estas tierras a lo largo de la historia, especialmente durante la Edad Media. El Parque Natural Monte Aloia es digno de ser visitado por las excelentes vistas que desde el se alcanzan del valle del Miño, los maravillosos molinos y enclaves naturales, así como por el gran valor de los restos arqueológicos que en él nos encontramos. Estamos ante un paraje natural que es visita obligada para los amantes del senderismo y de la naturaleza. Un lugar excepcional con vistas maravillosas, cotas altas y una variada flora y fauna.